Etiquetas

, , , , , ,

“El alcalde debe ser el que vota el pueblo, y no el elegido por cinco partidos que han perdido las elecciones”
Mariano Rajoy, presidente de España.

El gobierno ha planteado una reforma electoral para que los alcaldes sean elegidos de forma directa desde la lista más votada. Si el partido A obtiene un 40% de concejales, el partido B obtiene un 35% y el partido C obtiene un 25%, el alcalde sería el del partido A. Con la ley actual los partidos deben sentarse a negociar hasta formar una mayoría.

Este tipo de sistema se aplica en otros paises, pero siempre con una segunda vuelta. Con una segunda vuelta, si ningún candidato obtiene más del 50% de concejales se vuelve a votar, pero esta vez solo entre las dos personas que mejores resultados obtuvieron. Un sistema así se usa en la mayoría de las presidenciales de latinoamérica y en Francia.

A mi me gusta el sistema de doble vuelta. La primera ventaja es que se le da más importancia al candidato que a los partidos, que es lo que se busca cuando hacemos una elección unipersonal. La segunda es queda más separado el poder ejecutivo (alcalde y/o presidente) del legislativo (junta municipal/parlamento)

Con un sistema electoral de elección directa a doble vuelta no podrían ocurrir casos como el de Andalucía, donde se han sucedido dos presidentes que no fueron elegidos de forma directa en un primer momento.

Ahora bien, la reforma que plantea el gobierno carece de segunda vuelta, que considero básico en este modelo electoral. Tal y como está planteada, mejor no tocar nada.

Anuncios