Etiquetas

, , , , , ,

– “Estoy dispuesto a hablar aquí y donde sea de las cuestiones que sean”
García Margallo

La posición del gobierno español respecto a la posible separación de Cataluña ha sido entre negacionista e inmovilista. No, Cataluña no se puede separar. No, el referendum no se va a celebrar. No, no hay nada que discutir. No, no y no.

Hace unos días ha habido un avance hacía el diálogo. El ministro Margallo ha pedido acudir al parlamento catalán a discutir sobre los problemas económicos que tendría una Cataluña independiente.

Lo llamativo es que sea el ministro de exteriores el elegido para esta tarea. Están dando un tratamiento de país extranjero a Cataluña al actuar de esta forma. Lo cual contraviene la postura mantenida por el gobierno central.

¿No sería más lógico invitar a un representante del gobierno catalán a las Cortes a exponer su postura? ¿O enviar a la vicepresidenta a mantener el debate? O ya que dicho debate se centrará en la economía, ¿no debería ir el ministro De Guindos?

Negar que Cataluña tenga una posibilidad de convertirse en un país independiente y elegir como interlocutor con el gobierno catalán al ministro de exteriores es muy contradictorio.

A veces no se si el gobierno popular no piensa ni un mínimo sobre las cosas que hacen, o si tienen un elaborado plan de actuación tan complejo que se me escapa.

Anuncios