“Con esta bonificación el gobierno busca reducir la dualidad del mercado de trabajo”.
Fátima Bañez, ministra de Empleo

El gobierno ha anunciado una cuota fija de 100€ en cotizaciones para nuevos contratos. Se tendrá que mantener el empleo durante 3 años o devolver lo deducido. El objetivo es reducir la dualidad en el mercado de trabajo y favorecer la contratación.

Una ayuda a la contratación me parece buena idea, aunque prefiero una bajada general antes que una deducción. Si para aumentar la contratación ofreces una deducción de impuestos, estás asumiendo que los impuestos son demasiado altos. Lo lógico es bajar dichos impuestos, no introducir excepciones a su pago. Aún así esta medida es de las primeras que se enfocan de verdad en crear empleo. Bien.

¿Qué objeciones veo? El contraste con el anterior contrato de emprendedores sacado por el gobierno. Por un lado tenemos un contrato que permite despedir más facilmente y ahora tenemos una bonificación que dificulta el despido. Porque si un empresario se acoge a la bonificación y se ve en la tesitura de tener que despedir, tendrá el gasto añadido de tener que devolver todas las bonificaciones.

Con lo cual tendremos trabajadores con un contrato con facilidad para ser despedidos y otros con más dificultades para que les despidan. Más dualidad.

Y menos flexibilidad. Este tarifa plana hará que los empresarios paguen menos cuando el negocio les va bien. Pues si amplían plantilla es porque su negocio crece. Y les perjudicará si dentro de dos años se ven obligados a despedir. Pagar menos cuando te va bien las cosas, pagar más cuando te van mal. No es la mejor manera de conseguir más flexibilidad.

Y volvemos al problema de base. La falta de un plan a medio y largo plazo por parte del gobierno. Porque esta medida huele a una improvisación, a seguir dando palos de ciego con la esperanza de obtener algún resultado positivo.

Repito. Si el gobierno considera que los impuestos son una traba a la contratación, que los bajen. Pero que no pongan deducciones que funcionan como una bomba de relojería en caso de que la situación de la empresa vaya a peor.

Anuncios