Etiquetas

, , , , , , , , ,

El personal de limpieza en Madrid inició una huelga después de que las empresas concesionarias presentaran un Expediente de Regulación de Empleo. Este ERE incluía más de 1000 despidos y reducciones de salario hasta el 40%. Mientras escribo esto siguen las negociaciones entre sindicatos y patronal, pero parece ser que este ERE será retirado.

En los últimos años ha existido un debate en la sociedad sobre la utilidad de las huelgas. Desde algunos sectores se dice que hacer huelga no sirve para nada y además crea un grave perjuicio a la sociedad. Otros defienden que solo sirven para reforzar la posición de los sindicatos.

En este caso los hechos demuestran que la huelga ha surtido efecto. Algunos dicen que esto era una estrategia de las empresas concesionarias. Presentar unas condiciones imposibles de asumir, forzar la huelga y ahora poder poner en marcha los recortes que realmente querían hacer y venderlo como un triunfo sindical. Es posible, pero es cierto que sin la huelga se habrían aplicado las condiciones iniciales.

La huelga ha surtido efecto por ser indefinida. Hasta que los trabajadores no vieran cumplidas en mayor o menor medida sus exigencias, la huelga continuaría. Ante una huelga así, la patronal tendrá que ceder para evitar perder su negocio. Pero para que una huelga se pueda mantener indefinidamente debe haber una gran cohesión entre los huelguistas.

Este es el segundo punto clave para el éxito de una huelga. Que sea indefinida y que sea sectorial. Es decir, que todos los huelguistas estén en el mismo barco y se enfrenten al mismo problema.

¿Por qué las pasadas huelgas generales no han tenido apenas efecto sobre las políticas del gobierno? Primero, no son indefinidas. El gobierno puede mirar hacia otro lado durante un día y seguir con sus reformas al día siguiente. ¿Y por qué no son indefinidas? Porque conseguir cohesión en una huelga global es mucho más complicado de lograr que en una huelga sectorial. Si a esto le sumamos lo mal valorados que están los sindicatos por parte de la sociedad, la cohesión es imposible.

Todo esto hace más difícil conseguir algo en huelga general. Pero no imposible. Felipe González y José María Aznar retiraron decretos y cambiaron algunas de sus políticas tras una huelga general. ¿Qué hace falta? Cercanías de elecciones o tener un gobierno en coalición. Si el gobierno tiene una posición de debilidad, como en el caso de un gobierno en minoría, deberá tener en cuenta que perder apoyos podría forzar la pérdida del gobierno. Y si hay cerca elecciones, la pérdida de votos que podría provocar el malestar social le fuerza a actuar de otra manera.

Y por estas razones, la huelga de limpieza en Madrid ha tenido éxito, con todos los matices que queramos, mientras que las anteriores huelgas generales apenas han conseguido nada.

Anuncios