Etiquetas

, , , , ,

El gobierno ha introducido un copago sanitario para las medicinas hospitalarias. Los pacientes tendrán que pagar un 10% del coste, con un máximo de 4,20€ por medicamento. La justificación es garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Una de las razones que justifica poner una tasa a un servicio es racionalizar su uso. Poner un coste a un servicio hace que la gente piense posibles alternativas antes de usarlo. Si la gasolina fuera casi gratis, casi todo el mundo se desplazaría en coche, en vez de buscar servicios alternativos, como el transporte público o la bicicleta.

El problema con el copago sanitario es que la persona que acude a la sanidad lo hace por tener una enfermedad, no por gusto. El argumento de que hay gente que va al médico pudiendo evitarlo no tiene validez cuando hablamos de medicinas para enfermedades graves y con receta médica.

Por tanto, la eficiencia no es justificación para este copago. Su imposición no racionaliza el acceso a los recursos médicos. Solo pone dificultades a personas que no tienen posibilidad de decisión sobre la necesidad de tomar estas medicinas. Si la sanidad tiene un problema de sostenibilidad, habría que ahorrar en costes administrativos y de gestión. Pero no tasar los medicamentos.

Pd: Las comunidades de Andalucía, Cataluña, País Vasco, Castilla y León y la Comunidad Valenciana han dicho que de momento no aplicarán este copago.

Anuncios