Etiquetas

, , , , , ,

Ayer se celebró un gran acto reivindicativo por la independencia de Cataluña. Hasta el propio ministro de exteriores español ha reconocido el éxito organizativo y de asistencia del mismo. Todo lo que sea que los ciudadanos protesten de manera pacífica y festiva, me parece correcto. Que se celebre un referéndum para consultar al pueblo su postura frente a un tema concreto, también me parece bien. Al menos en primera instancia.

Desde determinados sectores más conservadores del gobierno central, de los medios y de la sociedad se escucha un argumento de forma reiterativa. Que Cataluña no puede celebrar un referéndum unilateral por la independencia. Que una escisión de un territorio que forma parte de España compete al conjunto de ciudadanos.

Usar este argumento sin darle respaldo con una propuesta firme de consulta me parece totalmente falaz. Si desde el gobierno central se mantiene que los catalanes no pueden decidir el futuro de Cataluña por ser algo sobre lo que deberían decidir todos los españoles, deben dar un paso adelante. ¿Somos todos los que debemos decidir sobre esta cuestión? Pues que nos pregunten. Y si no quieren, que no plantean esta consulta global como alternativa. Porque es una argumento tramposo.

 

Anuncios