Etiquetas

, ,

Merkel inicia el camino hacía las elecciones alemanes de Septiembre con la presentación del programa electoral de la CDU/CSU. Propone inversión en obra pública, mejoras en las pensiones y desgravaciones fiscales. También prometió no subir impuestos. A este respecto, recordemos que en las anteriores elecciones prometieron bajarlos y los dejaron como estaban.

La canciller pregona la austeridad en Europa, mientras anuncia planes de estímulo y rebajas fiscales en su país. Hace poco volvió a defender el control del gasto afirmando que “Lo que antes se llamaba ahorrar y era una virtud ahora se vilipendia con la palabra austeridad“. La justificación para esta dualidad es que Alemania puede realizar estas políticas porque ya ha estado aplicando políticas de equilibrio fiscal durante la última década. Y porque se financian prácticamente a costo cero, al haberse convertido la deuda alemana en un valor refugio.

El punto más interesante es que Merkel está defendiendo medidas cercanas a la socialdemocracia. Gasto público y redistribución de renta. Esto es acercarse al territorio del SPD (Partido Socialdemócrata de Alemania). Lo cual obligará al SPD a anunciar medidas en la misma línea, pero más profundas, más a la izquierda. O entrar en un juego peligroso de descalificar medidas que bien podrían haber anunciados ellos mismos. Y es que Angela Merkel es especialista en marcar el territorio en el que va a moverse y obligar a los demás a adaptarse a lo que ha marcado.

Fuentes:
Merkel Promises Austerity Abroad, Profligacy at Home (Spiegel International)
Merkel promete ayuda a las familias e infraestructuras para ganar votos (El País)

Anuncios