Etiquetas

, , , , ,

La semana pasada IU y UPyD propusieron en el parlamento dos medidas llamativas. IU propuso declarar un Día de condena del franquismo. UPyD ha recuperado una reforma bancaria que presentó el PP cuando estaba en la oposición y la han llevado al Congreso. El PP usó su mayoría absoluta para vetarlas. IU y UPyD llevaron al congreso dos proposiciones que sabían perdidas de antemano.

El partido del gobierno tiene mayoría absoluta, por tanto cualquier idea desde la oposición puede ser rechazada sin consecuencias. En este escenario, los partidos de la oposición pueden presentar lo que deseen, sin preocuparse de que sean medidas que vayan a ser aprobados, porque no lo serán. Estratégicamente la mejor opción es obligar al PP a rechazar cosas que le sean incómodas.

Y este es el sentido de estas propuestas. IU ha obligado al Partido Popular a mostrarse una vez más como un partido que no ve con malos ojos la dictadura franquista. UPyD ha buscado mostrar al PP como un grupo hipócrita que dice unas cosas en la oposición y hace otras en el gobierno. Ambas aspectos, incumplir sus promesas tras llegar al gobierno y el conservadurismo nacionalcatolicista, resumen la mayor parte de las críticas contra el gobierno.

Es una pena, pero la situación parlamentaria hace que la oposición solo pueda señalar con el dedo en vez de debatir y presentar propuestas prácticas.

Anuncios