Etiquetas

, , , , ,

El próximo viernes el gobierno presentará una serie de medidas que seguramente sean de las más importantes a nivel económico en 2013. Llevamos unos días leyendo en los medios especulaciones sobre las medidas a tomar, hasta yo mismo he hecho un par de apuestas. Y es bastante penoso tener que estar especulando sobre que demonios hará el gobierno el próximo viernes.

Gracias a la costumbre de gobernar mediante decreto ley se pueden saltar el trámite parlamentario. En la práctica no nos enteramos que leyes se van a crear hasta que las tenemos en el BOE. Es cierto que teniendo mayoría absoluta, las leyes que sacan mediante decreto podrían sacarlas igual por vía parlamentaria y aprobarlas sin cambios. Y que por tanto, casi mejor aprobarlas por decreto para ir más rápido.

Pero haciéndolo así se bloquea todo debate. No se puede debatir sobre una ley si no sabemos su contenido. También se evita, convenientemente, que la opinión pública sepa con antelación lo que se pretende aprobar. Las leyes deben pasar por el debate parlamentario y sometidas al ojo de la opinión pública para limar fallos y asperezas. Si eso cuesta más protestas en las calles o retrasos en la aplicación de las leyes por tener que valorar enmiendas de otros partidos, es el coste de la democracia parlamentaria.

Y aprovecho para criticar la falta de un calendario estimado de reformas por parte del gobierno, algo que creo básico de cara a generar confianza.

Anuncios