Etiquetas

, , , , ,

A principios de año afirmé que en 2013 no veríamos tantos recortes como en 2012. Aunque tampoco se crearía empleo de manera significativa. Hace poco comenté con algo de asombro el anuncio del gobierno de un plan de estímulo para la construcción. Y recientemente Hacienda confirmó que esta año los funcionarios iban a cobrar sus dos pagas extras y que estudiarían como devolver en 2015 la paga no aplicada el pasado año.

Todo parece indicar que el gran ajuste en las cuentas ya está encarrilado y que el gobierno ya no será tan restrictivo con el gasto público. A pesar de lo cual, la Comisión Europea criticó los desajustes que siguen existiendo en España. Un 7% aproximado de déficit sigue siendo mucho.

Rajoy ha anunciado un gran paquete de reformas para el viernes 26 de Abril. Parece que este va a ser el plato fuerte en cuanto a ajustes de este año. ¿Qué podemos esperar? Es difícil saber, debido a la opacidad de este gobierno. Algo que debería haber hecho el ejecutivo de Rajoy al poco de llegar al poder era establecer un calendario de plazos, detallando de manera aproximada que se va a hacer, y cuando. Pero esto no existe.

Voy a especular un poco. Montoro y De Guindos vuelven a decir que no van a hacer grandes subidas de impuestos. A estas alturas sus palabras no me inspiran demasiada confianza, especialmente en el caso de Montoro. Pero lo comentado en el primer párrafo da a entender que la necesidad de incrementar los ingresos no es tan imperiosa, con lo que puede que en esta ocasión digan la verdad.

La reforma laboral y sus efectos fallidos es algo que si ha estado en la boca de varios miembros del gobierno. La Comisión Europea también se expresó en este sentido. ¿Una reforma de la reforma laboral? Es posible. Personalmente no me gusta demasiado esta perspectiva. En España casi todas las reformas laborales consisten en añadir nuevos tipos de contratos, haciendo más complejo el mercado laboral. Justo lo contrario de lo que creo debería hacerse. Pero la posibilidad de una reforma de la reforma laboral es algo que está sobre la mesa.

La otra gran reforma pendiente es la de las administraciones públicas, con la que el gobierno planea ajustar hasta 100.000 millones. La idea es eliminar duplicidades y reducir el peso de la administración. Esto es un terreno peligroso. En lo político, porque todo lo que implica modificar el funcionamiento de las comunidades autónomas siempre es una enorme complicación. En lo laboral, porque reducir el peso de la administración seguramente implique despidos en sector público. Sin embargo, es una de las promesas electorales del PP, sigue pendiente y ya se han ido dando pasos en este sentido en los últimos meses. E implicaría reducción de gasto y si quieren reducir el déficit sin subir impuestos, tendrán que reducir gasto.

Así que estas son mis apuestas para el día 26. Reforma de la reforma laboral y reforma de las administraciones públicas. Ya veremos si acierto. Aunque ya os aviso, casi siempre suelo fallar en mis predicciones.

Anuncios