Etiquetas

, , , , ,

Cada vez que en Europa un país ha tenido que pedir un rescate veo comentarios y gente clamando contra la terrible Alemania y la malvada Europa. Como si fueran ellos los que obligasen a los países rescatados a aceptar un dinero de forma coaccionada. El proceso es al revés, son estos países los que piden dinero para no desmoronarse.

En el caso de Chipre se ha pedido un rescate para poder cerrar de manera ordenada unos bancos que de otra forma habrían quebrado. Es decir, sin rescate de por medio, las perdidas a asumir por parte de los depositantes con más de 100.000€ habría sido del 100% Y habría que ver que habría pasado con los depósitos inferiores.

Así que Europa pone dinero. Y Alemania también, para su pesar. Porque solo hay que mirar la prensa alemana de vez en cuando para ver que a Merkel le pasan factura los rescates, pues sus votantes piensan que no debería seguir prestando dinero público a otros países, que ese no es problema de Alemania.

Esto no es un plato de gusto ni para el que tiene que pedir, ni para el que tiene que prestar. Es cierto que las condiciones que pone el prestamista son a veces draconianas, pero parafraseando a Diógenes, si no tuvieses que pedir para lentejas, no tendrías que hacer lo que te dicen.

Anuncios