Etiquetas

, , , ,

Leo que S&P afirma que el envejecimiento de la población pueden llegar al punto de hacer insostenible a los estados desarrollados. Según esto, el gasto causado por una población cada vez más envejecida llega a un punto en el que no se puede asumir. La situación empeora si a esto le sumas el descenso de la natalidad, aunque de momento lo estamos mitigando gracias a la inmigración.

A mi esta afirmación me parece realista. La esperanza de vida es mayor, con lo que las partidas en sanidad y pensiones crecerán, al vivir durante más tiempo las personas y al necesitar este sector de la población más inversión en sanidad. Pero la solución no tiene porque pasar por reducir este gasto, sino por aumentar impuestos.

Para ajustar unas cuentas que no salen, hay que subir ingresos o bajar gastos. Pues bien, subamos los impuestos a las grandes fortunas y grandes capitales. Hasta ahora parece que por no subir impuestos se ha preferido emitir deuda y ya vemos como hemos acabado. Hay que hacer sostenible el sistema de base y la solución segura es asegurar un flujo constante en los ingresos. Y eso se consigue aumentando impuestos.

Y es que, al final, todo se trata de la redistribución de riqueza.

Anuncios