Y por muchas razones.

Primero. Por haber puesto en duda la seguridad de los depósitos bancarios europeos. Aunque al final se han echado atrás, el que se haya estado viendo como algo posible una quita a los depósitos crea una enorme inseguridad en los ciudadanos y ahorradores. Y cuando siempre se está hablando de que hay que tranquilizar a los mercados, esto es bastante grave.

Segundo. Por dar por hechas cosas no asumidas. No se puede decir el domingo que las condiciones del rescate incluyen una quita a los pequeños depositantes, el lunes reducir esta quita, el martes por la mañana restringirla solo a los grandes depositantes y después anularla por completo. Veremos en que queda el viernes.

Tercero. Por dar la sensación de desunión. El Eurogrupo dice una cosa, el parlamento de Chipre otra. El presidente de Chipre dice que la quita a pequeños ahorradores es cosa de Alemania, el ministro de finanzas alemán que no, que la idea no es de ellos. En fin, un caos en el que nadie se pone de acuerdo.

La manera correcta habría sido que el parlamento de Chipre hubiese presentado al Eurogrupo una petición de rescate detallando como piensan devolver lo prestado y que el Eurogrupo hubiese aceptado dicha petición o hubiese pedido a Chipre replantear las condiciones de devolución. Paso a paso y en orden.

En fin. Supongo que Chipre es un país pequeño, el rescate una minucia en comparación con rescates previos y nadie le ha dado la importancia debida a este asunto.

Anuncios