Etiquetas

, , , , ,

El entorno económico del nuevo año no será facil, al contrario, será más complicado…Aun nos hará falta mucha paciencia, la crisis está lejos de terminar.
– Angela Merkel, Canciller de Alemania, discurso de año nuevo.

Empieza 2013. En esta entrada pasaré a detallar lo que espero de 2013, para que aquí quede grabado y se me pueda echar en cara en 2014, como otras tonterías que ya dije en su momento.

Breve resumen de 2012. ¿De donde venimos?

2012 ha sido el año en el que el gobierno se ha centrado en reducir el déficit, tratando de alcanzar el 6,3% fijado por Bruselas. Y tratando de evitar un rescate que nos habría añadido al conjunto de “PIGS” rescatados, junto a Portugal, Irlanda y Grecia. Rescate que finalmente ha ocurrido parcialmente, circunscrito a la banca.

Frente a este objetivo de estabilidad presupuestaria, otros asuntos han sido secundarios. Se ha recortado de partidas como Sanidad, Educación o Investigación. Puntos en los que a todo político les suele gustar presumir de haber invertido más que su antecesor. Se ha subido el IVA, contradiciéndo el propio programa electoral del PP y el clásico precepto liberal de bajar impuestos para hacer mejorar la economía. O las tesis socialdemócratas de bajar impuestos en periodos de recesión para apoyar el consumo.

El gobierno ha supeditado todo a reducir el déficit. Incluyendo la lucha contra el paro. Con medidas que creo equivocadas, tocando partidas que no deberían haberse tocado. Ya sea por cuestiones de bienestar social (sanidad y dependencia) o por cuestiones de visión a medio plazo (educación e investigación) También pienso que gravar el consumo en mitar de una recesión es un error, y que habría que haber subido los impuestos en otros lugares, como en las grandes acumulaciones de capital o incluso al ahorro, para forzar que el motor económico se vuelva a mover.

Incluso tal vez habría que haber pedido un rescate de mayor o menor cuantía a la UE, teniendo en cuenta que los ajustes que se habrían pedido a cambio han sido realizados igualmente.

Pero las medidas ya han sido tomadas y aquí estamos. ¿Cuales son los resultados?

Empezando 2013. ¿Dónde estamos?

Aún no se conocen los datos sobre el déficit público de España. Así que tendré que especular un poco. Aparentemente el objetivo de redución de déficit se ha cumplido o, al menos, nos hemos acercado mucho.

Las declaraciones de Olli Rehn indicando que la urgencia por la reducción de déficit en España no es tan grande como antaño, nos indican que la UE entiende que el objetivo del equilibrio presupuestario está encarrilado. La constante bajada de la prima de riesgo en los últimos meses nos indica que el riesgo de una bancarrota del estado está ya lejos. A pesar de que, ciertamente, dicho indicador sigue estando muy alto.

Todo parece indicar que el ajuste presupuestario está más cerca de cumplirse que de incumplirse. ¿Qué podemos esperar de aquí? Pues que seguramente veamos un parón en la constante sucesión de recortes y subidas de impuestos. En 2012 el viernes se había convertido en el día en el que Soraya Saez nos contaba los nuevos recortes aprobados por el consejo de ministros. Espero que esto no sea así de constante a partir de ahora.

También parecen alejadas las turbulencias financieras que pusieron a España al borde del rescate el pasado verano. Deberíamos estar más tranquilos en este sentido, al haberse reducido una buena parte del desajuste presupuestario y, por consiguiente, la dependencia de los mercados de deuda.

Aunque no nos podemos confiar, pues este año el estado tiene unos vencimientos de deuda de importancia. Y hay anunciado otro recorte importante en las administraciones públicas. Pero a priori no pinta tan duro en este aspecto como 2012

El paro y la economía. ¿Hacia donde vamos?

Puede que esteis pensando. Todo esto de la estabilidad financiera, la prima de riesgo y las declaraciones del señor Olli Rehn están muy bien. Pero aquí lo que importa es el paro. ¿Veremos una recuperación del empleo en 2013?

En estos momentos España tiene el sistema productivo en estado zombi. Ya no es solo el paro rondando el 25%, son los datos de variación del PIB que nos dicen que en el último trimestre de 2012 la producción económica seguía cayendo. Y sin crecimiento económico no puede haber creación de empleo. Dificilmente se produce creación significativa de empleo con crecimientos del PIB inferiores al 2%. Estamos muy lejos de esto. Y en 30 años, solo en dos ocasiones se ha producido una variación de más del 2% de un año a otro. La última, en 1995. Y esa variación es la que necesitamos, puesto que ahora estamos alrededor del estancamiento, el 0%

Así que tenemos que ver como hacer crecer la economía. Podemos olvidarnos de planes de estímulo por parte del gobierno. Ni está en su agenda, ni están las cuentas para muchas inversiones. Que aparentemente hayamos evitado la bancarrota no quiere decir que esté la cartera llena. Por parte de Europa podemos esperar sentados, a pesar de la presión de Hollande en este aspecto. El resto de paises tampoco están para grandes dispendios. Y aunque lo estuviesen y la UE nos sorprendiera con un acuerdo en este sentido recordemos que las cosas en Europa siempre van muy despacio. Dudo mucho que ningún plan de estímulo de importancia que se aprobase este año fuese a entrar en efecto para antes del último trimestre.

Gruas

¿Qué nos queda? Las reformas estructurales. El gobierno planteó una reforma laboral que tenía el no confeso objetivo de convertir a España en la “China de Europa”. Rebajando de facto los sueldos y dando facilidades a empresarios y patronal frente a sindicatos y trabajadores a la hora de negociar convenios y EREs, se ha buscado convertir a los trabajadores españoles en la mano de obra barata de Europa.

Dudo que esto tenga un efecto positivo a corto plazo. Es posible que se haya aumentado la competitividad, que es el termino oficial para designar las reduciones de sueldos consecuencia del mayor poder dado a la patronal. Pero esto nos convierte en dependientes de inversiones extranjeras, como si fuesemos un país en vías de desarrollo. Y estas inversiones no vienen de la noche a la mañana.

A corto y medio plazo, al menos lo que dure 2013, no creo que veamos buenas noticias de cara al empleo. Y si las hay, no pienso que sean de gran creación de empleo. Más bien un estancamiento. Pero en estos momentos si que estoy entrando en la especulación pura y dura.

Entonces, ¿qué? El gobierno tiene una serie de reformas, como la ley de emprendedores o la unidad de mercados, que o bien siguen pendientes o se aprobaron a finales del año pasado. Estas reformas si tendrían un efecto positivo, pues buscarían potenciar el desarrollo de empresas y proyectos propios, frente a otras medidas más dependientes del extranjero.

¿Serán suficientes? Es posible, dificil es saberlo cuando muchas de estas leyes ni siquieran están aún en borrador ¿Ayudarán a recuperar el empleo a corto plazo? No, este tipo de reformas nunca lo hacen. Si tienen efecto, será a medio plazo.

Como veis, muchas dudas e interrogantes. Con un gobierno que por desgracia no parece seguir ningun programa u hoja de ruta claro, es dificil preveer nada. Sin embargo creo que no me equivoco si afirmo que 2013 será un año de estabilización del déficit en el que no oiremos hablar tanto de la prima de riesgo ni de un rescate como en 2012, pero desde el punto de vista del paro, seguramente sigamos metidos en el pozo.

Fuentes adicionales
Datos Macro: Evolución del PIB en España desde 1980
Kiko Llaneras, en Politikon: ¿Es posible crear empleo sin crecimiento? Sobre el umbral del 2% del PIB para crear empleo.
La foto de las gruas. Publicada por Contando Estelas en Flickr bajo licencia CC BY-NC 2.0

Anuncios