Cuando a alguién en España le preguntan sobre su ideología política, suele decir “soy de izquierdas” o “soy de derechas”. O incluso “soy de centro”, que es lo que se suele responder cuando te da vergüenza posicionarte. En principio, asumimos que si alguién nos dice “soy de derechas” seguramente sea un votante del PP. Si nos responde que es de izquierdas, pues tendremos dos posibilidades, IU o PSOE. Tres posibilidades, básicamente. Sin embargo, si hiciéramos esta pregunta en otro país europeo, el rango de posibilidades aumentaría, como mínimo hasta 5. Y es que, en España, el espectro político está mucho más limitado que en el resto de Europa.

Consideraciones previas.

Antes de seguir, un par de consideraciones previas:

– Inicialmente, voy a basarme en los partidos políticos españoles que se presentan a nivel estatal, dejando un poco de lado en mi análisis a partidos como CIU, PNV, BNG y similares. La idea es tener en cuenta el caso general, con lo que me he centrado en los partidos que se pueden votar por todos los ciudadanos españoles.

– A la hora de marcar el posicionamiento político de cada partido, lo haré teniendo en cuenta lo que dicen sus estatutos y su programa sobre el papel, no sobre las políticas que después esté llevando a cabo, por una razón u otra.

El poco variado parlamento español

Antes de empezar, un par de gráficas. Veamos primero la composición del Congreso de los diputados en España:

Composición del congreso en España

Ahora, la composición del Bundestag alemán:
Composición del parlamento alemán

Seguimos con el Parlamento Europeo:
Composición del parlamento europeo

Y acabamos con el Eduskunta, el parlamento de Finlandia:
Composición de parlamento de Finlandia

La diferencia salta a la vista. En España prácticamente solo tenemos dos partidos, más una batubirrillo de “terceros partidos”. Mientras que en la mayoría de parlamentos europeos la variedad es mayor y, sobre todo, el peso de los dos partidos mayoritarios no es tan grande. En mi opinión, en la actual situal política, social y económica de Europa, el espectro político da para 5 tipos diferenciados de partidos. ¿Qué cinco tipos de partidos? Veamoslo tomando de base el caso alemán, que es donde se ve más claro.

Los cinco tipos de partidos en Europa

En Alemania en el parlamento hay cinco partidos en el parlamento (en realidad seis, pero CDU y CSU siempre actuán en coalición) y cada uno de ellos representa a uno de las cinco posiciones políticas que actualmente podemos ver en Europa. Que, básicamente, son las siguientes:

Izquierda Tradicional: Ideología que en mayor o menor medida está contra el sistema capitalista y que piden un tránsito del capitalismo a otros sistemas económicos, como el socialismo. Suelen defender políticas de ayudas y servicios sociales, protección de los trabajadores, reforzamiento del empleo público y están a favor de temas como el aborto, la eutanasia, el laicismo o el matrimonio homosexual

Socialdemócratas: Ideología que defiende el capitalismo como base del sistema económico, pero que considera que este sistema debe ser reforzado con políticas de ayudas sociales sustentadas por impuestos a las empresas. Igualmente se consideran progresistas en los aspectos de aborto, matrimonio homosexual, etc.

Liberales: Firmes defensores del libre mercardo y de la libertad de empresa, defienden el capitalismo a ultranza y afirman que mientras menos intervenga el estado mejor. Defienden políticas de privatizaciones, reducción de ayudas públicas y bajadas de impuestos, especialmente a empresas. En cuanto a temas como el aborto, los derechos de los homosexuales y similares, se suelen posicionar a favor, aunque de una forma más moderada que los dos anteriores.

Conservadores: Consideran que el actual sistema, tanto en lo político como en lo económico y social, está bien como está y no debe ser cambiado. Promueven políticas destinadas a mantener las cosas como están. Defienden el capitalismo, aunque son un poco más pragmáticos en este sentido que los liberales y suelen estar en contra de temas como el laicismo, la eutanasia o el matrimonio homosexual. Admiten la realización de pequeños cambios en el sistema, si con ello se evitan cambios mayores a medio plazo.

Verdes: Afirman que el actual modo de vida no es sostenible, ni para la propia sociedad ni para el planeta en si. Están en mayor o menor medida contra el capitalismo y buscan sustituirlo por un sistema económico no basado en el consumo y el crecimiento constante o, como mínimo, modificar la economía lo suficiente como para hacerla sostenible. En cuanto a temas como laicidad, eutanásia y similares también suelen posicionarse a favor aunque, como en el caso de los liberales, no suele ser la prioridad en sus agendas.

El parlamento europeo, vacío.
Si ahora miramos la composición del parlamento alemán veremos lo siguiente:
Izquierda Tradicional => Die Linke
Socialdemócratas => SPD
Liberales => FDP
Conservadores => CDU/CSU
Verdes => Die Grünen

En el parlamento europeo también tenemos los cinco huecos cubiertos.
Izquierda Tradicional => Izquierda Unida Europea (A la que pertenece IU/PC)
Socialdemócratas => S&P, Alianza Progresista Socialdemócrata (A la que pertenece el PSOE)
Liberales => ALDE, Unión de liberales y demócratas (A la que pertenecen CIU y PNV)
Conservadores => Partido Popular Europeo (A la que pertenece el PP)
Verdes => Los verdes, Alianza Libre Europea (A la que pertenecen ERC y ICC)

El caso de España

Pues si ahora volvemos a ver el parlamento español veremos que un votante solo tiene tres opciones. Socialdemócrata, Izquierda tradicional y Conservadores. El votante que busque un partido liberal o verde en España se tiene que aguantar, a no ser que sea vasco o catalán en cuyo caso dispondrá de más opciones. Me parece especialmente representativo el caso catalán, en el que ICV ha ido posicionándose desde la izquierda clásica hasta convertirse en un partido verde. En mi opinión, para diferenciarse claramente de otras propuestas de izquierdas, como puede ser Esquerra.

Ahora voy a especular un poco. Pienso, y espero, que la democracia española tarde o temprano acabará madurando hasta ponerse al nivel de otras democracias europeas y estos dos huecos que ahora tenemos serán rellenados por otros partido. Mirando un poco, ¿qué tenemos por ahí?

Por el lado de los partidos verdes, siempre han existido en España pero con pésimos resultados. Recientemente ha surgido una nueva propuesta, Equo, creada por el antiguo director de Greenpeace España, López de Uralde, con el objetivo de ocupar el puesto de un partido verde de importancia del que España carece. Ahora está por ver si la ideología ecologista en España tiene suficiente peso o no.

López de Uralde en Salamanca

Por el lado de los liberales, la cosa está más complicada. Igualmente tenemos partidos liberales, pero nunca han conseguido representación. Algunos partidos se autodenominan liberales, como el PP, pero sin serlo realmente. Y aunque el PSOE está haciendo méritos suficientes para que le pongamos la etiqueta de “liberal”, es algo coyuntural. ¿Qué más tenemos por ahí?

Pues más de uno dirá: UPyD. En efecto, una de las cabezas pensantes de este partido es Fernando Savater, al que podemos considerar como liberal. Pero la cara de UPyD es Rosa Diez, que es socialdemócrata (no olvidemos que militó durante años en el PSOE) Y mirando sus propuestas económicas, podemos decir que están más cerca de las posiciones socialdemócratas que de las liberales. Pero en mi opinión, UPyD tarde o temprano tendrá que evolucionar hacia posiciones liberales o desaparecer. ¿Por qué? Básicamente porque de no hacerlo tendrán que pelearse por el mismo espectro político que actualmente ocupa el PSOE. Y esto, a medio y largo plazo, es un suicidio.

Otra posibilidad, no descartable a medio plazo, es que el sector liberal del PP, que lo tiene, se escinda formando un nuevo partido. Aunque esto lo veo muy dificil, pues pesa mucho la inercia de “unir fuerzas contra el PSOE”. Pero nunca se sabe.

Conclusiones finales

En mi opinión, no podemos hablar de que España sea mediamente madura a nivel político hasta que estos huecos estén cubiertos. Personalmente me gustaría ver una composición parlamentaria similar a la finlandesa o la del europarlamento, en vez de la que tenemos actualmente (PP, PSOE y “el resto”)

Y, sinceramente, pienso que si en estos momentos, de descontento generalizado con los dos partidos principales, no se da un paso en este sentido, difícilmente llegue a darse nunca.

Fuentes de las imágenes

Las imágenes usadas en este artículo son:

Anuncios