Etiquetas

, ,

En las recientes elecciones europeas, la mayoría de los medios comentaban el aumento de la ultraderecha en el Parlamento Europeo. Aunque no todos están de acuerdo con esta afirmación vamos a aprovechar este comentado auge para hablar de un tema, creo, más importante. ¿Por qué hay gente, cada vez más, que apoya a los partidos de ultraderecha?

Pienso que es importante hacer este pensamiento. En los medios se suele hablar de que “la ultraderecha ha crecido”, como si fuera un ente biológico que hubiese aumentado su tamaño de forma natural. Pero la realidad es que si estos partidos crecen, es porque un grupo mayor de ciudadanos ha decidido apoyar sus propuestas con su voto. Así que veamos que les puede haber llevado a hacer esto

¿Cuál es la ideología “ultraderechista”?

Para tratar de entender porque alguien puede apoyar a este tipo de partidos, primero tenemos que ver que es lo que proponen. Antes de seguir, decir que los partidos de ultraderecha son muchos y que algunos tienen unos postulados diferentes a los de los demás. Al igual que algunos son más ultras que otros. Pero en general, la actual ultraderecha gira sus ideas alrededor de estos puntos:

Euroescépticos: En general, ven a la UE como un error. Muchos de estos partidos piden la salida del propio país de la Unión Europea o reformas muy grandes en la propia institución. Ojo, que muchos de estos partidos sean euroescepticos, no quiere decir que estén en contra de Europa, sino de la Unión Europea.

Defensa de los antiguos valores: La ultraderecha suele defender que los valores tradicionales son los únicos correctos, siendo estos valores principalmente la religión (cristiana), patria y familia tradicional. Generalmente afirman que si estos valores se pierden, la sociedad, y todo el país, se irá al traste y los valores básicos se perderán.

Identificación de un enemigo: La ultraderecha, desde los tiempos de Goebbles, identifican a uno o más enemigos como causa de todos los males. Una vez identificados “los auténticos valores”, los ultras nombran como sus enemigos a el islamismo y el anticlericalismo, la inmigración y los homosexuales, siendo enemigos de la religión, la patria y la familia, respectivamente.

Miembros del BNP (Partido Nacional Británico)

Miembros del BNP (Partido Nacional Británico)

¿Por qué les votan?

Podemos resumir la ideología ultraderechista en una frase:

Nosotros somos los buenos y la culpa de todos los malo es de los demás.

Como podemos ver, es una ideología bastante simplificadora y, para algunos, un refugio. Te dice que tu eres un buen ciudadano, patriota, que quiere hacer cosas útiles por su país, pero que debido a la presencia de un enemigo ya elegido, vives en el fracaso, acentuado además, en estos momentos, por la situación económica.

Pueden llegar a ser unas ideas muy atractivas para una persona descontenta. Normalmente los votantes de las opciones ultras son los que piensan que los partidos más centrados, sean de derechas o izquierdas, no arreglen los problemas. La diferencia entre ultraizquierda y ultraderecha es que la ultraizquierda suele situar al enemigo en el sistema económico, no en colectivos de personas, como sus opuestos.

Así que, el ciudadano descontento que no le importa mucho la economía y que solo sabe que “el país se hunde mientras siguen llegando negros”, “a las familias no les dan nada y mientras los maricones con sus desfiles” o “siempre criticando a la iglesia, pero a los moros no les dicen nada” , puede acabar dando su voto a la ultraderecha

¿Cómo contenerla?

Aunque algunos hablan de ilegalizar ideas, siempre he pensado que la mejor manera de parar una ideología es dejándola sin argumentos. En este caso, ¿de que manera pueden la sociedad y los partidos políticos para los pies a la ultraderecha?

Primero, los políticos deben volver a hacer recuperar a los ciudadanos la confianza en las instituciones. No ayuda, más bien al contrario, el ver como los dos principales partidos políticos de un país basen su campaña política en críticas mutuas en vez de hablar de la Unión Europea. Eso provoca que algunos ciudadanos piensen ¿y para que sirve la UE, si no hablan de ella?

Segundo, la normal aceptación de los “nuevos valores” en la sociedad. Mientras con más normalidad y aceptación veamos todos a las personas “distintas” como los homosexuales o inmigrantes, menos grupos de personas quedarán para que la ultraderecha los acuse de ser la raíz de todo mal.

Anuncios